jueves, 20 de abril de 2017

Memorando 012 País


Por Mundia Magdaleno

No puedo sostener mi nombre
convertido en bola de piel
en los codos le crece una paraulata
en la lengua un codo
mi nombre en hueso
mi nombre sin cuerpo

En la noche lo hirieron
pero ha vuelto de la grieta
leche de la higuera sobre la sarna
a curarlo todo
savia blanca
derramada

Nunca debió parir
los hijos son como los buitres
se lo comen a una viva y muerta
plumas no le crecen en la cabeza
un nombre
de plumas sin cabezas

Mi nombre no tiene país
porque mi país vive sin nombre
se lo robaron estos y aquellos a cambio de un voto
lo arrojaron al río
y no pude sostener mi nombre en la corriente
Una cascada es una herida

martes, 18 de abril de 2017

Gastronauta 115 La invasión desde Apure



La llanura es bella y terrible a la vez;
en ella caben holgadamente, hermosa vida y muerte atroz;
ésta acecha por todas partes, pero allí nadie le teme”.
Rómulo Gallegos, en Doña Bárbara

Hace un año y dos meses, cuatro pescadores apureños fueron muertos después de ser secuestrados y torturados por los administradores y los matones del Hato La Pregunta, en Apure. En ese mismo lugar, según denunciaba el diputado Braulio Álvarez, 15 personas más habían sido ajusticiadas (http://www.panorama.com.ve/sucesos/Denuncian-masacre-a-cuatro-pescadores-en-Apure-por-presuntos-paramilitares-20150226-0075.html) ¿Qué pasó con las declaraciones de uno de los responsables que permitieron encontrar los cuerpos en la ribera del río? ¿Se hizo justicia, o la justicia tiene precio y la vida de unos pescadores no merece ni un titular?
A los pescadores le cambiaron la ropa, con el objetivo de hacerlos parecer invasores, guerrilleros colombianos, denunció el hijo de una de las víctimas. Lo mismo que ocurrió en 1988, en el mismo Apure. El Amparo fue el escenario para que Lusinchi y sus fuerzas de seguridad asesinaran a 14 pescadores y los vistieran de subversivos, para justificar la masacre. Henry López Sisco y Ramón Rodríguez Chacín entonces compartían más que opiniones, daban órdenes, las mismas órdenes y El Amparo los inmortalizaría como torturadores, cuando menos. La defensa de la incursión comunista fue el pretexto para la matanza.
Pero ¿por qué ahora no resuenan las masacres de hoy?

lunes, 17 de abril de 2017

Gastronauta 114 ¿Por qué Jairo?


La cama de Junior estaba destendida.
Junior le dice su padre a Jairo Johan Ortiz Bustamante a quien Carolina, su madre, lo llamó igual que a su esposo. Era como los niños que se crían con los abuelos, de alma vieja, pero a los que se les consiente dejar las sábanas desordenadas. Doce años tenía cuando Jairo se interesó por la poesía, y recurrió entonces a la voluptuosidad de la guitarra. El niño iría con su abuelo Melvi a recibir clases. Vivían en el piso uno de la torre cuatro, en el último de los verdes de Montaña Alta, Carrizal. Cuando se fueron de casa de los abuelos a hacer familia, a tan sólo doce kilómetros, Carolina y Jairo se divorciaron. Junior tenía nueve años, aproximadamente. Entonces sufría de sobrepeso y se molestaba porque le llamaban gordo. Era de personalidad introvertida.
La cama de Junior estaba destendida.
El 7 de abril de 2017, Carolina volvió de Aruba, donde vive hace unos años. Estiró el esquinero, dobló la sábana y se sentó en la mitad del colchón a oler a su hijo. A descansar donde mismo él había descansado horas antes. Jairo no quiso irse con ella, ni con su padre a Barinas, “¿quién cuidaría de los abuelos?”; sin embargo tampoco se fue con Digna y Melvi cuando se mudaron a Guarenas. Viviría con su tía, aunque Carina estuviese más en casa de sus padres, ahora en el otro extremo de Miranda. Jairo, de 19 años, cursaba tercer semestre de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional Experimental Politécnica, en la Yaguara. Aun así pensaba irse a Colombia, con su novia Oriana, a probar suerte.

domingo, 9 de abril de 2017

PON 67


La frase
“Internet es una cosa y su contraria. Podría remediar la soledad de muchos, pero resulta que la ha multiplicado; Internet ha permitido a muchos trabajar desde casa, y eso ha aumentado su aislamiento. Y genera sus propios remedios para eliminar ese aislamiento, Twitter, Facebook, que acaban incrementándola porque relaciona figuras muchas veces fantasmagóricas, porque uno cree estar en contacto con una bellísima muchacha que en realidad resulta ser un mariscal de la Guardia Civil”.
Umberto Eco (Italia)

Trinos:
"Ser espectador de calamidades que tienen lugar en otro país es una experiencia intrínseca de la modernidad,la ofrenda acumulativa de más de siglo y medio de actividad de esos turistas especializados y profesionales llamados periodistas." Susan Sontag, Ante el dolor de los demás
En:
https://twitter.com/nuncafuetarde/status/848911413716320263
https://twitter.com/nuncafuetarde/status/848911228818907137


LA PIEL DE DIOS
Por Eduardo Galeano (Uruguay)

1701
Valle de Salinas
Los indios chiriguanos, del pueblo guaraní, navegaron el río Pilcomayo, hace años o siglos, y llegaron hasta la frontera del imperio de los incas. Aquí se quedaron, ante las primeras alturas de los Andes, en espera de la tierra sin mal y sin muerte. Aquí cantan y bailan los perseguidores del paraíso.
Los chiriguanos no conocían el papel. Descubren el papel, la palabra escrita, la palabra impresa, cuando los frailes franciscanos de Chuquisaca aparecen en esta comarca, después de mucho andar, trayendo libros sagrados en las alforjas.
Como no conocían el papel, ni sabían que lo necesitaban, los indios no tenían ninguna palabra para llamarlo. Hoy le ponen por nombre piel de Dios, porque el papel sirve para enviar mensajes a los amigos que están lejos.

MURO (frag.)
Por Miguel Antonio Guevara (Venezuela)

Un muro es el antónimo de los úteros. Un conjunto de puertas hechas por todo tipo de
manos cada cincuenta, diez, cinco y dos metros
un muro
umor
o u m r
ruom
Un muro es el soporte en donde proyectaremos con nuestro cineclub itinerante una versión
propia de El corto verano de la anarquía
(...)
Un muro es la boca del diablo, un espejo de patrullas, cuatrimotos y helicópteros que
alumbran el día y la noche
Está lleno de grafitis: SÁSABE / SONORA / TIJUANA
Corren las voces por el hilo del arroyo Pachuli y Trepana
Corre la sangre freeway / se vierte de lado y lado
Corre la sangre sin papeles
regresa y se juntan / suben al Cerro Gringo Las Canelas
Hay una marca que dice MURO y encima de la marca otra marca:
PELIGRO, ANIMALES VENENOSOS. PROGRAMA NACIONAL DE MIGRANTES
Y hay dibujos:
alacranes, serpientes e insectos
(...)
un muro / línea imaginaria / a la vez que
uorm
o m r u
romu
(...)
Hasta que llega el mar de gente
y lo borra

jueves, 6 de abril de 2017

Memorando 011 El buen poeta


Por Franco Fernández

No soy sólo el poeta de la bondad, acepto también serlo de lo inicuo y lo malvado
¿Qué son esos discursos que nos cuentan de vicios y virtudes?
El mal me sugestiona, y lo mismo la reforma del mal, mas sigo imperturbable.
¿Soy un inquisidor, un hombre que desprecia cuanto encuentra a su paso?
No soy más que aquel hombre que riega las raíces de todo lo que crece (...)
Ningún tiempo es más bueno para mí que este ahora que me viene a lo largo de millones de siglos.”
Walt Whitman

Estoy jodido. Me di cuenta de que, además de escribir, los poetas cagan. Algunos hasta cagan mientras escriben. Otros escriben lo que cagan. Hay veces que de una la otra cosa no se distingue. Lo usan todo, la luna como la tapa de una alcantarilla, la piel de los mangos y las moscas que lo mismo se posan en una hilacha que en la pila de mierda de este o aquel perro. El cuerpo del amor que termina siendo su propio cuerpo, el hablar de sí, consigo. Su interés en el otro termina siendo el interés del otro en él: un solitario. Nada los toca tanto como ellos manosean la nada. Las ideas le son dadas, la doxa. Un poeta es una parte del todo con ínfulas de serlo todo. Un taxonomista de las palabras y qué son las palabras sino aire ¿Cómo se clasifica lo que nos contiene?
Es el poeta un niño cosido a las faldas de la madre, un niño que todavía no sabe ir al baño solo y que juega con mierda a la vez que entona sus primeras palabras: un insecto que no teme a sus propios barros. En la religión del aire algunos son más o menos transparentes, de acuerdo a qué distancia están del grado cero de la escritura. Y la curva que dibuja la “a” primera es la misma que extiende alas. Yo no se cómo ser un poeta miope, porque “el que se esfuerza por escuchar, no ve”, decía Benjamin. Aprieto en mí la oscuridad y mis ojos le dan forma al aire. Las palabras se me presentan bajo la sombra, ciegas. Las escucho gritar en el laberinto, perdidas y las dejo morir adentro, en mi cuerpo, su propia tumba. Estoy jodido. Lo se. Ahora no podré leer a Whitman sin verlo cagar. Un viejo enorme de enorme barba dejando salir poemas.
Un poeta es su mejor poema. Es una jauría a la que se le da su carne. Los mismos perros que le huelen el culo a otros perros. Estoy jodido. Ya no podré ver un perro doblar las patas traseras sin que observe un poema en proceso. Un poeta es una guerra en sí mismo y en contra de otros. No hay poeta que no se crea bueno. El buen poeta no existe como no existe el tiempo, como no existe el otro.
Hablar del otro siempre fue hablar de mí.

martes, 4 de abril de 2017

Gastronauta 113: Yaracuy a medias



¿Dónde está el espeso bosque? Desapareció.
¿Dónde está el águila? Desapareció.
Así termina la vida y comienza la supervivencia (*)


¿Qué pensaría si yo le dijera que el gobierno del Estado Yaracuy promueve y aplica un decreto para salvaguardar las cuencas hidrográficas de su estado y garantizar la potabilidad y la reserva acuífera y para ello desaloja de los predios de las zonas protegidas a 3.230 familias y a su vez permite la minería de extracción no metálica, para sustraer de la tierra piedras, cemento, feldespato, cal y arena, de empresas privadas y del Estado, así como la tala y el procesamiento de cartón y papel y como consecuencia la contaminación de los ríos y embalses?
En la página web de la Gobernación se reconoce el impacto económico de la creciente actividad minera en el Estado. Según declaraciones del director estadal del Ministerio del Poder Popular para Ecosocialismo y Agua, Rafael Morales, “entre 2009 y 2016 en Yaracuy, se incremento en más de 2.000% la recaudación por concepto de minerales no metálicos, recursos que redundaron en la aprobación y financiamiento de al menos cuatro mil proyectos de impacto social para los yaracuyanos” (http://yaracuy.gob.ve/web/noticias/more/12442-Rafael-Morales-Comisin-de-Ambiente-convirti-inspeccin-en-show-meditico).
¿Qué contaminará más? ¿La agricultura a mediana escala, o la minería? ¿En plena crisis alimentaria, bajo qué lógica se prohíbe la actividad agrícola en el campo venezolano, una actividad que según sus propios campesinos no recurre ni siquiera a los agroquímicos?

viernes, 31 de marzo de 2017

PON 66



POEMA POR LA FALTA DE MI MADRE
Por Martha Kornblith (Perú)

Madre
ahora que tu espíritu
ya no recorre esta casa
que además ya no es la tuya
porque ahora el resentimiento
se mide en metros cuadrados
y jugamos a la herencia
como chivos expiatorios
esperando ansiosamente
la hora del monopolio.
Madre
ahora que ya no soporto
el desorden de las mañanas
la rigidez de los desayunos sola
sola,
cuando no encuentro los pares
de medias
y mis camisas están arrugadas
sola, cuando hay agua fría
en el calentador
sola,
cuando nos acompañábamos
con inocencia los sábados en la tarde
y que ahora parecen tan ajenos.
Madre
te he confesado que además de
haber enterredo a la muñeca
no he cumplido con tus aspiraciones
de buena ama de casa, madre del hogar,
hijos, nietos, etc.
que me convertí en poeta
que es lo mismo que decir
en poeta suicida
y que por eso
juego y seduzco a la muerte
todas las noches.
Madre
he de confesarte
que sola
ahora, apenas
persigo cucarachas,
persigo cucarachas
persigo cucarachas,
persigo cucarachas

EL AMOR DEL LOBO Y OTROS REMORDIMIENTOS
Por Hélène Cixous (Francia)
“Para nosotros, comer y ser comidos pertenece al terrible secreto del amor. Sólo queremos a la persona que podemos devorar. A la persona que amamos sólo soñamos en comérnosla. Es una historia bellísima, la del propio tormento. Porque amar es querer y poder comer y detenerse en el límite. En el mínimo latido entre el brinco y el acecho brota el miedo. El brinco estaba ya en los aires. El corazón se detiene. El corazón arranca de nuevo. Todo en el amor está vuelto hacia esta absorción. Al mismo tiempo, el verdadero amor es un no-tocar, pero casi-tocar de todos modos. Devórame, amor mío, de lo contrario te devoraré. El miedo a comer, el miedo de lo comible, el miedo de aquél de ambos que se siente amado, deseado, que quiere ser amado, deseado, que desea ser deseado, que sabe que no hay mayor prueba de amor que el apetito del otro, que se muere de ganas de ser comido y se muere de miedo ante la idea de ser comido, que dice o no dice, pero significa: te lo suplico, devórame. Quiéreme hasta el tuétano. Y sin embargo arréglatelas para dejarme vivir. Pero a menudo se transpone, porque se sabe que el otro no devorará finalmente, y se dice: muérdeme. Firma mi muerte con tus dientes.”
ANTÍGONAS GONZÁLEZ (frag.)
Por Sara Uribe (México)
: En su sueño, para llegar a Tebas, la ciudad abismo,
tenía que atravesar una estancia llena de grandes
vasos de vidrio muy diáfanos que apenas se veían.
Estaba obligada a pasar entre ellos sin quebrar ninguno, sin hacerlos temblar.
: Y así lo hacía. Nunca quebró ningún vaso.
: Nunca atravesó el umbral.
Trino:
Algo se pierde y algo se gana cuando la tierra recibe las heridas del cielo. —@Moncadadiana ~ «Cuerpo crepuscular» (2015)