viernes, 17 de noviembre de 2017

#UnSamánParaCaracas ¿Cómo votar por Eduardo Samán?

Tarjetón electoral, aprobado por el CNE



Una de las peores formas de invisibilización de Eduardo Samán Namel, candidato a la Alcadía del Municipio Bolivariano Libertador por los Partidos Patria Para Todos (PPT) y Comunista de Venezuela (PCV), es que no aparecerá su nombre, ni su rostro en la boleta electoral.
Debido a las trabas burocráticas impuestas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), Samán debe afrontar otro obstáculo. Además de no contar con la maquinaria electoral, ni comunicacional, debe explicar a sus conciudadanos que al presionar las opciones del PPT, o del PCV en el tarjetón, estarán votando por él.

¿Cómo votar?
1.-Ejerza su derecho constitucional. ¡Vote!
2.-Motive a familiares y amigos para votar por Samán.
3.-Busque en la boleta electoral las tarjetas del PPT o PCV.
4.-Allí verá los nombres de Rafael Uzcátegui y Adelaida Zerpa, respectivamente. Elija uno.


¡Al votar por el PPT, o el PCV, estará votando por Eduardo Samán Namel!

Recuento
Los partidos aliados presentaron los requisitos a tiempo y en orden.
Primero su candidatura fue rechazada por el CNE, cuestión que no se supo sino a través de la página web del organismo, institución que luego tuvo que reconocer las postulaciones a favor de Samán. Después de reconocidas, el CNE se vale de tecnicismos para aplicar la medida en contra del candidato revolucionario, violando uno de los más elementales principios del derecho internacional, y de la democracia: poder participar en un evento electoral, en igualdad de condiciones.

Eduardo Samán Namel es un caraqueño, catiense, de comprobada incorruptibilidad en la administración pública, revolucionario probado, experimentado y dispuesto a darlo todo por lo que cree... como Chávez.

jueves, 16 de noviembre de 2017

¡Participa! #UnSamánParaCaracas tiene página web

Eduardo Samán Naimel, por Marcelo Volpe



El movimiento #UnSamánParaCaracas tiene página web. Un espacio que trasciende el mero hecho informativo, para convertirse en una red social, ejemplo de uso de la web que fomenta el ejercicio de la democracia participativa.
El objetivo de esta herramienta es sistematizar la inteligencia popular, debatir y atender las exigencias y sugerencias del pueblo, de manera directa.
En https://unsamanparacaracas.org/ se expone la agenda del candidato a la Alcaldía del Municipio Bolivariano Libertador, Eduardo Samán Naimel, catiense, profesor universitario, farmacéutico, de intachable trayectoria en la administración pública.
A través de este recurso comunicacional, el candidato y su equipo de trabajo pretenden recabar información real y en el momento, para construir la Caracas del siglo XXI.
La página web complementa el trabajo de calle del candidato de los Partidos Patria Para Todos (PPT) y Comunista de Venezuela (PCV), con las comunidades, los colectivos y las organizaciones que hacen vida en la cuna de Bolívar.

¿Cómo participar?
Para formar parte de esta propuesta de gobierno, se debe entrar en la dirección antes descrita (https://unsamanparacaracas.org/), hacer click en “PARTICIPAR”, registrar los datos, confirmarlos a través de un correo electrónico y LISTO: se podrá escribir las propuestas, apoyar la de otros, debatir y obtener respuesta.

Primera acción de gobierno
El llamado Plan Radical de Acción Municipal se convertirá en la primera acción de gobierno, un esquema de trabajo construido por vecinos y vecinas del Municipio Libertador, “y de obligado cumplimento para el equipo municipal, en caso de que Eduardo Samán Naimel gane las elecciones en el Municipio Libertador en diciembre de 2017”, según se explica en la página.
Este proceso debe servir para edificar, entre todas y todos, las primeras medidas urgentes de gobierno de la nueva alcaldía. Se podrán realizar propuestas en las distintas categorías, y diferentes ámbitos territoriales, o de toda la ciudad.

Con #UnSamánParaCaracas, tú decides.




miércoles, 15 de noviembre de 2017

Conozca quién es Eduardo Samán Namel


Foto de Marcelo Volpe.

El candidato a la Alcaldía del Municipio Bolivariano Libertador Eduardo Samán Namel, se ha convertido, a pesar del veto, en objetivo de los últimos titulares en los medios nacionales.
Postulado en principio, por el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) al cargo de elección popular, ha sido apoyado por lar organizaciones políticas Patria Para Todos (PPT) y Partido Comunista de Venezuela (PCV), todos integrantes del Gran Polo Patriótico (GPP).
Después de sortear los obstáculos burocráticos impuestos por el Consejo Nacional Electoral (CNE), que le negaban la participación en la contienda electoral de diciembre 2017, ha sido aceptado como representante de las dos últimas toldas, luego que el MEP retirara su apoyo al candidato.
La última de las trabas consiste en que el nombre de Eduardo Samán no aparecerá en la boleta electrónica, negando la posibilidad al electorado de reconocerlo al momento de votar.

Por eso se hace necesario que usted conozca y reconozca al caraqueño que hace frente a las mafias y al que no quieren visibilizar:

1. Eduardo Samán Namel, es venezolano, caraqueño, criado en Catia, de padres sirios, de orígen proletario-trabajador, humilde, profesor universitario, farmacéutico y funcionario del gobierno bolivariano en diferentes instituciones y momentos.

2. Desde muy joven se incorpora a las luchas de los movimientos estudiantiles. Estudió farmacia en la Universidad Central de Venezuela (UCV), especializándose en Análisis y Químicas de Medicamentos. Se desempeña como profesor de química general en su misma casa de estudios.

3. Fue presidente del Servicio Autónomo dela Propiedad Intelectual (2002), del Servicio Autónomo de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (2006) , del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (2008) y fue ministro de Comercio durante el gobierno de Hugo Chávez, en 2009.

4. Después de que algunos funcionarios cometieran actos de corrupción en 2013, el presidente Nicolás Maduro lo volvió a llamar para presidir el Indepabis, gestión que ayudó a mitigar la crisis, a enfrentar la incipiente guerra económica y a arrimar para la victoria electoral del año siguiente.

5. El nombre de Samán aparece al menos en 22 cables cifrados entre 2004 y 2010 de la Embajada de EE.UU. en Venezuela. Las informaciones fueron divulgadas por Wikileaks en agosto de 2011, según reseña el periodista Víctor Hugo Majano en la página web latabla.com.

6. Los informes exponen las acciones de Samán contra el modelo de propiedad industrial que garantiza a las corporaciones amplios derechos sobre innovaciones, inventos y patentes, la promoción de los medicamentos genéricos, su lucha contra las transnacionales farmaceúticas, su posición a favor del software libre. Lo catalogan como un chavista de línea dura. El loby farmacéutico logra presionar su salida de la cantera de comercio.

7. Mantiene el Programa de radio Arsenal terapéutico, de lunes a viernes de 9:00 a 10:00 AM en la radio 98.7 Advanta FM.  En el espacio expone temas de interés científico y desnuda a las transnacionales farmacéuticas que operan en Venezuela y el mundo. Lo mismo que introduce al oyente en los principio de la botica: haga usted mismo su medicina.

8. Mantiene una campaña a favor de la agricultura urbana y periurbana como métodos de abastecimiento alimentario en la ciudad. Siembra en el organopónico de Bellas Artes, desde donde promueve el uso de plantas medicinales para prevenir y sanar enfermedades.

9. Vive desde hace 20 años en el mismo apartamento, en Parque Central, comunidad por donde se pasea después de un atentado en contra de su vida en 2013. Es reconocido por sus vecinos y por el resto del pueblo como un hombre honesto, trabajador e incorruptible.

10. Es apasionado de la radio y del mundo informático. Juega básquetbol y practica montañismo. Escucha a Evio Di Marzo, Silvio Rodŕíguez y a Gino González, tanto como el joropo.

A la hora de la verdad, no lo dude. Elija #UnSamánParaCaracas.
Vote por el PPT, o el PCV y estará votando contra la corrupción, a favor del pueblo.

domingo, 12 de noviembre de 2017

#UnSAMÁNparaCaracas


Yo trabajaba con Eduardo Samán cuando atentaron contra su vida.
Pocas horas antes de aquel suceso, me fui caminando del edificio principal del Indepabis hasta mi casa, a dos cuadras del Centro Comercial Los Cedros, sede del organismo contra la usura, la especulación y el acaparamiento.
Samán me llamó a trabajar con él cuando yo estaba recién parida de Pola. Disponía de tiempo para amamantar a mi hija, a quien llevaba en brazos por la cede central de aquel organismo gubernamental, a demanda.
Él trabajaba desde muy temprano hasta muy tarde.
Era jueves, 3 de octubre de 2013, y salía a media noche cuando un tipo se bajó de un carro y sin mediar palabras le disparó a la cara a Samán, vidrio mediante.
Esa misma semana, Samán había recibido del Ministerio de Asuntos penitenciarios a cargo de Iris Varela una camioneta blindada, que le salvaría la vida. Él mismo manejaba y condujo el vehículo contra el carro de los atacantes hasta abrirse paso.
Los otros dos maleantes se dieron a la fuga y ambos murieron, de manera muy “extraña”, uno en manos de la policía y otro se inmoló con una granada.
El único escolta con que contaba, Sandro, daría muerte al hombre que disparó contra Samán.
El CICPC se apresuró a decir que como uno de los implicados en el atentado era ladrón de autos, quiso robar la camioneta de un alto funcionario del gobierno con granadas y armas de alto calibre.
En ese momento aplicaba mano dura contra los especuladores y acaparadores de entonces, los mismos de ahora. Pero el rostro de su enemigo se desdibujaba y crecía como las cloacas de la ciudad.
La semana siguiente del ataque multiplicaron el número de escoltas, hasta reducirlo otra vez al mismo y único Sandro, dos semanas después.
Samán no dejó de vivir en Parque Central, tampoco de ir y venir a pie en su comunidad, pero como él dice, siempre se cuidó.
Está armado y sabe usar sus instrumentos para la defensa. Por eso no lo han matado.
Me consta que él mismo averiguó sobre la vida de los delincuentes que atentaron contra él, llegó hasta la casa donde los velaban y supo de dónde vino el ataque.
Aun así, insiste en permanecer, en luchar y proponerse para la batalla.
Defenderse no consiste únicamente en reaccionar ante el ataque de un momento, sino que implica algo más de cabeza: Samán no se ha dejado dilapidar por la maquinaria política interna, ni externa a pesar de todos los intentos, ni que le disparen a la cara.
El hombre se agarra del timón, le da unos coñazos a la máquina que se atraviese y zigzaguea.
El camino de hoy sigue siendo Cararacas.

lunes, 14 de agosto de 2017

LA PRAIA



Ella maneja la moto. Él se aprieta contra su culo, una perfecta sandía partida en dos. No lo desentierran de ahí ni que se caigan. Era la noche de un miércoles y van juntos a un escampado en Belém do Pará. El lugar no tiene paredes, ni sillas, sólo seis horcones de bambú que sostienen el techo de palma seca. Está repleto de parejas jóvenes. Llegan a lugar y ahí estoy yo, y desde entonces no puedo dejar de mirarlos. Ella es blanca leche y él negro cerrado. Ella lleva pantaloncitos cortos (cortísimos) de blue jean deshilachados que descubren la mitad de sus nalgas a la luna. No es la única. El resto de las mujeres dejan ver sus ombligos y ninguna de las presentes baja la falda o el pantalón hasta las rodillas. Él no tenía camisa. Era alto y fuerte como si sembrara durante el día y nos cosechara por las noches. Apenas se bajaron de la moto comenzaron a bailar. Se restregaban uno contra el otro mientras un batuque iba de calmo a repique. Él descorría los cabellos de la cara de ella detrás de sus orejas. La besaba. La tomaba de la cintura y ella se contorneaba haciendo con los pies el símbolo del infinito sobre el piso de tierra. La volteaba y la masajeaba sobre la silla que hacía con sus piernas. Yo fui con Jota que era mi novio de entonces y que tampoco había podido dejar de verlos. Se decían cosas al oído y de vez en cuando nos descubrían mirándolos. Pero no nos importaba. Los tambores le hicieron un nicho hasta que suavemente se apagaban. Y entonces se detuvieron. Ella se recogió las greñas en un moño alto y vinieron hasta donde estábamos. Ella tomó a Jota y él me tomó a mí. No hacía falta que supiéramos bailar. Me soltó la moña de en alto y me descubrió frondosa. Yo tenía poco más de veinte años y ningún carioca en mi haber. No sé qué hizo ella con mi compañero y hasta hoy no le pregunté. Habíamos prendido una fogata cerca del mango y las hojas se doraban bajo el cielo redondo de Brasil. Con él surtí la praia de rio de en junto.

POSTALES del capitalismo


República Dominicana: Muere boxeador que cada 4 días se sometía a una tunda. Las últimas 2 para comprarle los útiles escolares a su hijita.
El país es denunciado como fábrica de récord pugilísticos falsos, empresa que lleva a hombres jóvenes pobres a morir en el ring por unas monedas.
Unos días antes, el boxeador Geysi Lorenzo -con 34 años- había sido arrollado cuando trabajaba como "motoconchista".

viernes, 11 de agosto de 2017

ROBO

Me habían arrancado las bolsas del mercado de camino a casa y las manos también. Tú habías llegado primero y allí estabas, dormido. Una pierna te colgaba y la otra reposaba sobre el lomo del mueble. Sobresalía de en medio el bulto de tu pene. No hice ruido y me senté en frente a contemplarte. Era una curva tibia de donde parecía despuntar el día, inmaculada. Dejó de importarme que me hubiesen vaciado. Fue suficiente el deseo para que tu bulto se hinchara y entreabrieras los ojos y me encontraras sin ramas.
Me tomaste de la cintura y me subiste sobre la mesa. Todavía estaba fresco el cemento en tus pantalones y me hiciste dos torpes manos sobre tu vientre. Una pantalla de cabillas espinó y salivó el cactus en mi tierra. Las bolsas de tus testículos me devolvieron la carne sobre el acero. No recordé más ningún otro arrebato. Entonces me enseñaste a moldear la torre en punta y yo reboté sobre ella y me dejé penetrar en una hora cualquiera. Abría y cerraba las alas. Inventamos un ritmo animal puro.
Me habías devuelto las manos y podía amasar. Te empujé y amasé mis tetas. De inmediato te esperaba sobre la mesa con las piernas abiertas para que cenaras. Me gustaba medir la extensión de mi vagina juntando los dedos y paleando abajo como quien siembra, tocarme sabiendo que me espiabas y moverme en círculos. Abrías la boca sin decir palabra. Te masturbabas y volvías otra vez sobre mí.
Dejamos las cortinas abiertas para que los vecinos escucharan. Mientras me cogías te contaba que me habían robado, lo gritaba, lo gemía y el vecino se venía con nosotros.

Mundia Magdaleno