martes, 11 de febrero de 2014

Revolución destetada y transgénica


Por Indira Capio Olivo

Dos son las conclusiones más evidentes de los recientes decomisos practicados por el gobierno nacional durante este fin de semana en los Bolipuertos, ubicados en La Guaira.

Uno. Se pone de lado la lucha por promover la lactancia materna, al lanzar al ruedo diez mil latas de fórmula lactea, que permanecieron cuarenta días en los contenedores del puerto, según el Ministro del Poder Popular para el Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza (1).
Además, no hablamos de cualquier pote de leche. El funcionario expuso a la opinión pública la marca Enfamil Premiun, de Mead Jhonnson.
Esta fórmula en particular ha sido denunciada por estar relacionada con la muerte de infantes en Missouri, Estados Unidos (2) debido a la incorporación de una bacteria al organismo de los recién nacidos.
Para agregarle al caldo,
Enfamil es un preparado a base de soya y aceite de palma (3). Ambos ingredientes perjudiciales para la salud, el primero por ser genéticamente modificado, y el segundo por contener un elevado porcentaje de grasas trans.
Entiendo que en plena guerra económica urge desenmascarar al enemigo, pero no es necesario hacerle publicidad, caer en su juego y abrirle las puertas, sobre todo cuando hablamos de la alimentación del hombre y de la mujer nueva.
Hasta el 2012, Mead Jhonson recibió del Estado la cantidad 39.073.861 de dólares (4), divisas con las que importa al país productos lácteos ¿A cuántas transnacionales facilitamos la entrada a nuestro país, y por qué? ¿Bajo qué criterios?
Una nación que camine hacia el socialismo apuesta por la lactancia materna. De hecho, el Plan de la Patria así lo propone: Incrementar la prevalencia de esta práctica en 70% para el 2019 (5).
Señor ministro, esa no es la forma de lograrlo. Acciones como estas destetan la revolución.

No es el propósito de este texto enumerar los beneficios de la lactancia materna. Está escrito sobre la base del convencimiento de que dar teta a nuestros hijos, a nuestras hijas, es lo mejor para el desarrollo físico y emocional de ellos, de ellas y también de nosotras, las madres.

Dos. La Ley de Semillas en Venezuela fue devuelta de la Asamblea Nacional a manos campesinas a finales de 2013, luego de ser protestada, por contemplar la introducción de transgénicos y la privatización de la semilla.
El rechazo a los organismos genéticamente modificados es el mismo rechazo a su exponente más conocido, Monsanto Co.
Para sorpresa de la militancia antitransgénica, el mismo Ministro Hebert García Plaza mostró un lote de semilla de pimentón con sobreprecio, halladas durante la fiscalización en Los Bolipuertos.
En la Venezuela actual no sorprende que el producto tuviese un sobreprecio del 400% (6), referido por el militar, sino que fueran de la marca Seminis, “filial de propiedad exclusiva de Monsanto Company” (7).
García Plaza dijo que Seminis recibe dólares de la nación y que, las semillas del pimentón trasngénico serían “entregadas al Ministerio de Agricultura para que sean vendidas a los productores del campo”.
¿Desde cuándo el Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras vende semillas trasngénicas a los campesinos? ¿Por qué el Estado venezolano financia la importación de semillas transgénicas al país?
La cuestión es que, después de revisar el Total de divisas aprobadas por empresas hasta el 2012, lista emitida por Cadivi, podemos constatar, que a la fecha Monsanto Venezuela C.A. ha recibido 137.658.717 dólares (8) para importar el veneno que el pueblo legislador sigue enfrentando.
¿Será que somos muy jipis al creer que podemos detener a Monsanto, por lo menos en nuestro país? ¿Nos dan una palmadita en la espalda y nos dicen que no permitirán los transgénicos, mientras le aprueban divisas?
En 2004, Chávez prohibió expresamente el cultivo de transgénicos (9), y aunque no hay legislación explícita que lo decrete, existen marcos legales a los que Venezuela se suscribe que determinan la negativa de sembrar Organismos Genéticamente Modificados (10).
Señor Ministro ¿seguimos torciendo el camino?
Lejos de hacerle un favor al pueblo, estos “hallazgos” se alejan de las luchas populares.




Amplíe:
  1. “100mil latas de fórmula para bebés ya nacionalizadas y con impuestos pagos. Con más de 40 días en puerto” En: https://twitter.com/HGarciaPlaza/status/432269150543941632/photo/1
  2. Tres bebes infectados por el alimento Enfamil Premium. En: http://iberonat.com/category/tres-bebes-infectados-por-el-alimento-enfamil-premium/
  3. Objetivo general: 2.2.2.18. Asegurar una alimentación saludable y una nutrición adecuada a lo largo del ciclo de vida, en concordancia con los mandatos constitucionales sobre Salud, Soberanía y Seguridad Alimentaria, con el incremento de la prevalencia de la Lactancia Materna Exclusiva (LME) en un 70%.
  4. “Esta empresa recibió $ de la nación. Y las semillas de pimentón que importaron tienen un sobreprecio de mas del 400%”. En: https://twitter.com/HGarciaPlaza/status/432265850612371456/photo/1
  5. Historia de Seminis, en: http://www.seminis.com/global/es/AboutSeminis/Pages/History.aspx
  6. Presidente Chávez rechazó los transgénicos en 2004, en: http://www.aporrea.org/tecno/a160283.html





9 comentarios:

  1. Gracias por leerlo, amiga. Me sorprendes gratamente.

    ResponderEliminar
  2. ¿Será verdadero un socialismo servil ante las transnacionales o estaremos ante una estafa histórica, una traición a las aspiraciones de un pueblo? Cualquier revisión que escape del maniqueísmo imperante podría ofrecer una contundente respuesta a tan simple pregunta. ¿Seguimos reclamando "rectificación" a los funcionarios que sirven a un gobierno que no es el nuestro o de una vez nos plantamos ante la certeza de que el enemigo nos gobierna y luchamos con todo contra él y sus manipulaciones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cuesta creer que todo es extremada y premeditadamente malo, Cris. Conozco y he trabajado con gente honesta en el gobierno. Dejar que todo se vaya a la más pura y jedionda mierda no puede ser la meta, o si... Estoy transitando mi camino, con respeto y apostando por construir, desde mi trinchera.

      Eliminar
    2. Una cosa es reconocer la honestidad de individualidades que hacen parte de funciones de gobierno (yo sé de unas pocas) y otra muy distinta abrazar una política de gobierno que vista en su más amplio espectro no tiene nada de socialista. Tu camino me recuerda al mío, al de mi madre y al de otros tantos desencantados. Tú sabes que respeto ese proceso. Y lo amo por ser reflejo de un proceso que vivimos todos. Inmensa y compleja, la psiquis colectiva. (No te sientas jamás interpelada desde tu yo. Vos sos grande)

      Eliminar
    3. Gracias por la compañía, Cris. Me enciendes las luces más de lo que crees, en tantas oportunidades.

      Eliminar
    4. Agradezco la información, le deja a uno los pelos de punta ya todos sabemos lo que son los productos transgénicos.

      Eliminar
  3. Que gran reflexión, Indira! Pero estos no son los únicos "hallazgos" que le han hecho y le hacen daño a la Revolución. Tan sólo si hubiésemos escrito antes... pero como dice el dicho: "Nunca es tarde"... ¡Quizá!
    En todo caso, sigue adelante dando lo mejor de ti. Lo has hecho y lo sigues haciendo muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Caimos en cuenta del asunto en el mismo momento de la transmisión, no puede ser que García Plaza desconozca los esfuerzos que hacemos contra lo transgénico y por la promoción de la lactancia materna, pero lo peor es que en el puerto de La Guaira (Y sobre tod en una serie de depósitos extramuros de contenedores) hay más que eso en materia de importación y apenas nos muestran esos "caliches"

    ResponderEliminar