jueves, 30 de marzo de 2017

Memorando 010 Manual para comer a un hombre


Por Indira Carpio Olivo

Cuando el hombre sea mujer, la mujer hombre, los dos uno y lo de arriba igual a lo de abajo, se habrá consumado el misterio”. Texto agnóstico

Para comerse al hombre
hay que pasarlo por agua tibia
blanquearlo
desmenuzar la granada
y vaciar de rojo
la roja fosa de sus dientes
Para comerse al hombre
hay que dejar que mastique
y cuando su fruta
se disponga sobre el diafragma
plato sobre la mesa
hincarle el colmillo
Ladear la cabeza
lamer la ramificación
donde respiran los huesos
colar las espinas
enjuagar la sangre
enderezar la frente
Para comerse al hombre
se debe ayunar
en luna nueva
remojar a la bestia
ahuyentar el miedo
la historia
Si se cierran las ventanas
el último hilo de aire
se concentra sobre la boca
hasta que se quiebran las venas
y la piel vuelve
a ser vitrina para las moscas
Para comerse al hombre
hay que exhumar a los gusanos
y devolverlos al pecho
de madera
los ojos en los troncos
la concentración de suelo y cielo
En el cuerpo del hombre
las vísceras se pudren
si las soplas
pero si las miras
vuelven a latir
como si no estuviesen abiertas
El cuerpo del hombre contiene
el cuerpo de la hembra
y el de la hembra lo habita todo
ambos de pie barlovento sotavento
espalda y plexo acoplados
astro magenta
No te comas la piel femenina
o estarás masticando antiguas raíces
a la mujer no se la come
de ella nacen los ríos
y de los ríos la sangre
con los ríos sus piedras
La piel del hombre es gruesa
y pantanosa
dentada
sabrás cuál es la piel de la mujer
de pliegues transparentes
y vísceras rojas y punzantes
En qué se diferencia
el corazón de un hombre
al vientre materno
en qué se diferencia la diástole
del vacío
cuáles son los cueros que mueren en silencio
Los antiguos se robaban el sol
antes de comerse al hombre
colgaban del cuello el chinchorro
y se mecían con el resuello
de la súplica
el lamento del hombre que se sabe muerto
Para comerse al hombre
la mujer cambió el sexo de las palabras
la niña se cagó en los colores
el perro dejó de ser el mejor amigo
de las armas brotaron las ramas
y en el ombligo creció un apamate
Para comerse al hombre
separar el ácido de las bilis
filtrar el veneno
en la carne
escindir los vasos
y cristalizar la grasa
La marea del apocalipsis crece
en los huesos de la pelvis
del primer hombre
un imbécil “apolítico”
que está más interesado en coger
que en ser comido
Comer un hombre a la semana
uno al día
no comer nada
o que la nada se coma al hombre
la nada devorada muerta en combate
sin epitafio
Para comerse al hombre
hay que dejarse matar
ahogarse entre los dientes de la granada
en la sangre de la granada
la carne el desierto los espacios
entre semilla y semilla
Qué es el cuerpo del hombre
sino un bloque de agua
en cuyo continente ondula la flor
del que se aferran las orillas
el cuerpo con el que baila
la saliva
El cuerpo
masculino
descalzo
desnudo
ciego
pétreo
Para comerse al hombre
hay que cantar
en su casa
anidar
en su boca
volver a caminar juntos







No hay comentarios:

Publicar un comentario